Las “imprecisiones” de la Av. España

Recorrer avenida España resulta impactante. Y creo que debe serlo para la ciudadanía en general, pues es bastante chocante la experiencia. La importante vía que conecta Valparaíso con Viña del Mar tiene un trayecto que resulta desagradable, por lo menos para mí. Y es raro, porque la ubicación de la avenida es privilegiada: a los pies de los cerros y recorriendo un hermoso borde costero. En este caso creo que la suma de factores es la que empeora el transitado camino. Como lo veo hay 3 cosas principales que afectan la experiencia. Primero, el mal estado del entorno inmediato de la avenida España. Segundo, el pésimo funcionamiento del transporte público. Y por último, las obras a medio terminar o sencillamente mal ejecutadas. Da un poco de pena pensar que esta arteria principal que tiene tanto potencial para ofrecer no solo un camino sino también todo un espectáculo en sí misma, se reduzca a ser una camino de mala muerte. Y para peor con tremendos tacos. La realidad lo demuestra. Por ejemplo, en el sector de Yolanda uno puede ver como los galpones están que se caen literalmente, hecho pedazos, destartalados, aumentando aquella sensación de abandono y descuido. Otro punto. Dentro de esta especie de “imprecisiones” urbanas se suma la mala planificación dada y que aún se le da a la tradicional Caleta Portales. En ella hoy se presenta una relación ilegible entre las marisquerías y los restaurantes. Cuestión que se agrava con el “techo-mirador” y la gran pasarela. Fíjese amigo lector, fíjese bien cuando la próxima vez pase bajo la pasarela Portales y vea en qué condiciones se encuentran los tres tramos que la componen. Fíjese en los variados materiales y las formas de la pasarela: parece un ser sucio y pegoteado de elementos inconexos. O una mala maqueta de arquitectura de un alumno de primer año (sin ánimos de ofender). Para dar el toque final nos topamos con el Nudo Barón. Su aporte real al tránsito vehicular puede ser objetado, pues su presencia entristece aún más la entrada al viejo Valparaíso. Además, es muy desagradable el color anaranjado con el que se pintó la Escuela Superior Industrial de Valparaíso y una lástima los supuestos miradores de la burla llamada Paseo Wheelright. Estimados lectores, siempre hay que considerar que cada trocito de la ciudad es una parte integral del concepto mayor que significa la urbe. Y por eso cada uno de ellos de presentar un aspecto físico saludable. Cuando no es así, perdemos todos, porque claro una de las cosas que tenemos en común es que todos habitamos un mismo territorio. Es decir, compartimos a diario un mismo paisaje urbano que estoy seguro que con un buen manejo puede enorgullecer y generar alegría. Para mí, como arquitecto, la avenida España hoy por hoy es una fiel muestra del estado real del Gran Valparaíso: una avenida triste, inexpresiva y por sobretodo absolutamente desfasada de su tiempo.

***** Texto publicado en "La Otra Voz" (Viña del Mar - Chile) el día 25 de febrero de 2010 *****


Un abrazo,
Iván Henríquez
Arquitecto
Viña del Mar


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Proyecto de arquitectura e instalaciones sanitarias

Patente comercial cafetería

Ventas en la ciudad (apariencias urbanas)